Ópera Café | Este es el Moscow Mule
51471
post-template-default,single,single-post,postid-51471,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,opera child-child-ver-2.0,opera-ver-2.0,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Este es el Moscow Mule

saul vegaNuestro bar manager Saúl Vega nos habla de este mítico cóctel:

Hablar del Moscow Mule es hablar de un cóctel que perdura al paso del tiempo y al cambio de nuestras cartas ganándose un puesto fijo en cada una de ellas desde que abrimos las puertas. Y que mejor época para hacerle un pequeño homenaje que en el mes de abril, coincidiendo con la primavera, donde el cuerpo ya nos pide sabores frescos y alegres.

Quizás antes aquí pocos conociesen este cóctel pero, al igual que en el resto del mundo, su simplicidad a la hora beberlo, su carácter desenfadado y su poder comercial han hecho que en Ópera Café se beban Moscow Mules de manera natural.

Como tantos otros cócteles nuestro protagonista, hecho a base de vodka, zumo de lima y cerveza de jengibre —o ginger beer— también tiene una bonita historia detrás.

Su nacimiento surge en la década de 1940 gracias, según se cuenta, a la unión comercial fortuita de tres amigos. John G. Martin había adquirido los derechos de distribución del vodka Smirnoff, mientras que su amigo Jack Morgan, propietario del famoso pub estilo ingles Cock and Bull Saloon en Sunset Stryp (Hollywood), estaba intentando vender su cerveza de jengibre casera. Curiosamente la novia de Morgan había heredado una fábrica donde se trabajaba el cobre y en la que había un excedente de tazas con una mula coceando al frente a las que no lograban dar salida y que utilizaron para servir el cóctel.

El enlace salió exitoso para todas las partes, incluso también para nosotros. Por eso se lo agradecemos haciendo lo que mejor sabemos. ¡Salud!