Ópera Café | Coctelería, alta costura de la hostelería
51841
post-template-default,single,single-post,postid-51841,single-format-standard,qode-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,opera child-child-ver-2.0,opera-ver-2.0,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,wpb-js-composer js-comp-ver-5.3,vc_responsive
Este mes de julio se ha celebrado la tercera edición de la World Class Competition 2016, un certamen que iguala el mundo de la coctelería al de la alta cocina. En el evento, ocho de los mejores establecimientos del país han sido galardonados con un Coaster Award y forman parte de la codiciada lista de las mejores barras de España con sello World Class.

Coctelería, alta costura de la hostelería

El pasado mes de julio se ha celebrado la tercera edición de la World Class Competition 2016, un certamen que iguala el mundo de la coctelería al de la alta cocina. En el evento, ocho de los mejores establecimientos del país han sido galardonados con un Coaster Award y forman parte de la codiciada lista de las mejores barras de España con sello World Class. Y entre ellos, por segundo año consecutivo, Ópera Café Oviedo es la mejor coctelería de la zona Noroeste.

No se ve todos los días a un tipo de traje a medida olvidar los consejos de su sastre y ponerse a cargar cajas o limpiar con la bayeta para ayudar a su equipo. Se llama Alberto Fernández y dirige con afilado gusto a un equipo de bartenders como si se tratara de una selección. Con generosidad, sabiduría y experiencia en la mirada.

¿Quién eres?

Soy una persona normal, amante de las cosas bien hechas, que me crié en un negocio familiar de confitería y llegué a la hostelería por casualidad. Luego con el paso del tiempo, fui involucrándome más hasta hacerme un enamorado de la coctelería y de la perfección del trabajo en un bar, en todas sus disciplinas de servicio: barista, sumillería, tiraje de cerveza…

Eres Presidente Fundador de la Asociación de Barmans del Principado de Asturias. Tan normal no serás…

He hecho muchas cosas en todos los años que llevo en coctelería, 13 años o más. Cursos de gestión de liderazgo, de protocolo, de working flair, mixología, coctelería molecular… y también fundar la asociación. Posteriormente, soy relaciones públicas de la Federación de la Asociaciones de Barmans de España.

¿Cuál es tu secreto?

Bueno, no es un secreto. Lo principal creo que es que sigo con la necesidad de mejorar, de aprender y avanzar día a día, con constancia, humildad y trabajo.

¿Cómo pasas de una confitería a ser barman profesional?

Empecé los fines de semana y a medida que pasaba el tiempo, me di cuenta de que había que dar un giro profesional o dejarlo. Puesto que creo que ya no valía todo y cada vez la exigencia de los clientes y de la propia profesión era mayor. O me adaptaba a los cambios o no tenía sentido ni futuro en esta profesión.

¿Dónde está el éxito?

En que seas capaz de que el resto quiera ver cosas tuyas que sorprendan, que aporten algo de verdad. Creo que es importante poder tener clientes que quieran tomar tus cócteles y que disfruten de ellos. Yo lucho por ello cada día.